El palacio data del s. XVII construido por Jaume Falguera, fue propiedad de la familia hasta 1988, siendo el marques de Castellbell el último descendiente que vivió en el.
Destacan sus jardines que en esa época llegaban hasta el río Llobregat.
Destacan la escultura del dios Bacus, una carroza, ambos del siglo XVIII e importados de Italia y las pinturas del salón de los Austrias que datan desde el s. XVIII

En el palacio se realizan exposiciones y conciertos de música.