Residencia sanatorio del 1914 que era regentada por monjas francesas, realizada por el arquitecto Bonaventura Conill, aunque más tarde, en los años 30 del siglo XX, fue ampliada y restaurada.